Los artículos

Rubio pollo a discreción

2016-07-27 21.24.29

 

 

Messi se tiñó de rubio, y no es tema baladí cuando le ampara la profunda razón que su peluquero acaba de desvelar: “lo hizo para dejar atrás todo lo que pasó”.

El rubio pollo como sustituto del lento transcurrir del tiempo en la necesaria función de ir superando lo que de malo nos pasa, de calmar ánimos, de atemperar relaciones o de templar caracteres. El rubio pollo como instrumento automático para el borrón y cuenta nueva.

¿A qué esperamos?

Que le cedan un espacio ya mismo  en Zarzuela a este peluquero mago. Así el Rey podrá sortear la tentación de “borbonear” devolviéndonos a nuestros líderes, tras estas preceptivas audiencias, con las cabezas rubias y las mentes limpias de polvo y paja, con lo pasado olvidado y con un espíritu nuevo ansioso de consenso.

Y ahora que lo pienso, una vez que el de Messi nos ha abierto los ojos a sus poderes, a ver si va a resultar que el sueldo del peluquero de Hollande es hasta barato…

Estándar