Los artículos

A ver si es verdad

La escenificación del desarme de ETA este último sábado me pilló casualmente leyendo Patria, la novela de Fernando Aramburu sobre el devenir durante cincuenta años de dos familias vascas marcadas por el terrorismo desde el diferente papel de dos miembros de ellas, uno como integrante de la banda y otro como objetivo.

El libro, muy bien escrito, te traslada de uno a otro de los nueve personajes principales a la vez que recorre esos alrededor de cincuenta años, desde los años de juventud y amistad de las madres de las dos familias hasta el año en que ETA anuncia el cese de la violencia. Y, al recorrer esos años el escritor, no solo te cuenta su historia sino que te “obliga” a actualizar tus propios recuerdos de aquellos años.

En mera cifra hace ahora ya siete años del último asesinato, pero las muertes nunca son solo una cifra. Hasta entonces y desde la década de los sesenta nos acostumbramos a que de vez en cuando los noticiarios abrieran con la noticia de un atentado en cualquier lugar de España. Atentados que te impactaban y revolvían, atentados con muertos de cualquier edad y condición. Más de ochocientos muertos, más de ochocientas personas con familia, amigos…, además los heridos, los secuestrados… miles de personas afectadas directamente, y varios millones indirectamente.

Al final, todos éramos afectados, porque todos los que vivimos esos años podemos recordar las portadas de los periódicos con fotos de gente ensangrentada, las imágenes en televisión de coches reventados salpicados de restos humanos, muchos podemos recordar también el retumbe del sonido o el temblor en tu propia casa cuando la bomba estaba colocada unas cuantas manzanas más allá, yo recuerdo el silencio en un taxi cuando la noticia de un nuevo atentado me sorprendió en Euskadi…

Durante esos largos años el que ETA dejara de matar era una aspiración constante porque el terrorismo de ETA era una de nuestras mayores preocupaciones, hubo años en los que en las encuestas del CIS se reflejaba como la máxima preocupación.

Sin entrar en la simbología del acto de ayer, el hecho de que ETA entregara sus armas es un sueño colectivo conseguido. No cierra las heridas, ni mucho menos, pero añade concreción a una paz conquistada en gran medida por quienes más sufrieron. Con el tiempo llegará la disolución, y quizá también la completa resolución de los crímenes aún pendientes de esclarecer, y es posible que, mucho tiempo después, llegue incluso el olvido. Para vacunarnos contra él es bueno el libro de Aramburu, porque lo que cuenta nos pasó a todos y hace no mucho tiempo. La entrega de armas parece es la forma que suelen tener quienes actúan con ellas  para decirnos que no nos volverá a pasar. A ver si es verdad.

Imagen destacada: Un policía francés lleva dos bolsas de plástico con armamento de ETA (Bob Edme / AP) La Vanguardia Web (editada en blanco y negro).

Estándar
Los artículos, Uncategorized

Sobre los premios Nobel

Ya hemos tratado otras veces en este blog esa manía opinadora que tenemos ahora. Siendo una gran ventaja de nuestro mundo esta facilidad para manifestar nuestra opinión y lanzarla a los cuatro vientos, también es cierto que no nos conformamos con esa manifestación y pretendemos que haya de tenerse en cuenta siempre, incluso para los premios Nobel.

Tras haber leído en estos últimos días diversas opiniones sobre los premiados con los Nobel de la Paz y Literatura, yo he decidido aprovechar mi artículo de los lunes para opinar también e ir más allá, porque no entiendo cómo los opinadores de las redes sociales se conforman con manifestarse solo sobre dos de los premios instituidos por D. Alfred Nobel habiendo seis (en realidad cinco según el testamento del Sr. Nobel y uno, el de Economía, añadido posteriormente en 1969 por la donación a la Fundación Nobel desde el banco central sueco), así que yo, que creo que ya que opinamos debemos hacerlo sin coartarnos,  voy a opinar sobre todos. Allá voy:

  • Premio Nobel de Física 2016, otorgado a David Thouless, Duncan Haldane y Michael Kosterlitz  por los descubrimientos teóricos de las transiciones de fase topológica y fases topológicas de la materia. Estoy de acuerdo.
  • Premio Nobel de Química 2016 a Jean-Pierre Sauvage, J. Fraser Stoddart y Bernard L. Feringa por el diseño y la síntesis de las máquinas moleculares. Cómo no voy a estar de acuerdo.
  • Premio Nobel de Economía 2016 otorgado a Beng Holmström y Oliver Hart por sus aportaciones a la teoría del contrato. Por descontado estoy totalmente de acuerdo.
  • Premio Nobel de Medicina 2016 a Yoshinori Oshumi por su papel en el estudio de los mecanismos subyacentes a la autofagia. Buenoooo, con este claro que estoy de acuerdo, es más ya se me había ocurrido a  mí antes que a la Real Academia de las Ciencias Sueca 😉
  • Premio Nobel de la Paz 2016 a Juan Manuel Santos, presidente de Colombia desde 2016 por sus esfuerzos para acabar con el conflicto más largo del siglo. Con este, como el resto de los opinadores sociales, ya podría extenderme porque al menos me suena la cara del premiado y sé de qué va pero, para que no parezca que soy poco equitativa o que sé más de Paz que de Física, Química, Medicina o Economía en perjuicio de mi imagen intelectual,  seré parca y diré que, al menos en el argumento esgrimido por el Comité Noruego que otorga el premio, me parece tienen toda la razón.
  • Premio Nobel de Literatura 2016 a Bob Dylan por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción. ¿Y ahora es cuando me ensaño con Bob Dylan y la Academia Sueca? ¿Para una de las pocas veces que me suena el nombre del premiado, le pongo cara y hasta conozco alguna de sus obras? ¿para una de las pocas veces que la academia no me hace sentir ignorante como lectora al premiar a quienes no solo no he leído, sino que no reconozco sus caras y a veces ni siquiera me suenan sus nombres?

 

Igual que hago para la Física, la Química, la Medicina y la Economía, voy a seguir pensando que quienes adjudican los premios deben saber muy bien lo que hacen y que, si a mí jamás se me había ocurrido que Bob Dylan pudiera ser premiado con un Nobel de Literatura, el fallo es mío por no haber sabido leer sus letras como sin duda, como entiende la Academia Sueca, merecen.

Ahora espero a que, así como otros años las editoriales se lanzan como posesas a editar, comprar derechos de traducción o reeditar las obras de los premiados en literatura, este año, para no ser menos, ya hayan enviado a imprenta una recopilación de todas las letras de sus canciones, con una buena traducción y con un cd que permita, por primera vez en la historia de los premios de Literatura, escuchar la obra narrada con la voz del propio autor y entonada con la música que él mismo pensó era adecuada a cada historia. Un magnífico regalo para los forofos de la narración de historias.

Imagen destacada: Alfred Nobel – Nobelsymbolet de Aktiv I Oslo.no, vía flickr.

Estándar