Encierro voluntario

A veces sueño con encerrarme,

encerrarme a escribir.

Encerrarme en un folio y escribir.

Escribir sin tamiz.

Hilvanar las letras al dictado

de quien las insinúe:

musa, intelecto, alma o talento.

Escribir.

Encerrarme a escribir.

Desembalar palabras que, al fluir,

rellenarán los blancos

de mi encierro y convertirán a mi

zulo en una historia.

Escribir.

Encerrarme.

Encerrarme a escribir.

Encerrarme en un folio y no salir.